miércoles, 22 de diciembre de 2010

El Sexo en la Biblia: Santos y Pecadores


No sólo Goliat fue tumbado por David
David es uno de esos personajes bíblicos que aunque hace actos que actualmente serían calificados de barbaridades, nunca pierde la popularidad ante Dios.

Primero, David se hizo muy pero que muy amigo de Jonatán, el hijo del rey Saúl.

En acabando de hablar David a Saúl, el alma de Jonatán se apegó al alma de David, y le amó Jonatán como a sí mismo. Le retuvo Saúl aquel día y no le permitió regresar a casa de su padre. Hizo Jonatán alianza con David, pues le amaba como a sí mismo. Se quitó Jonatán el manto que llevaba y se lo dio a David, su vestido y también su espada, su arco y su cinturón
─ I Samuel 18 (1-4).

Jonatán murió después en una batalla, y David se lamentó así:

¡Jonatán! Por tu muerte estoy herido,por ti lleno de angustia, Jonatán, hermano mío, en extremo querido, más delicioso para mí tu amor que el amor de las mujeres.
─ II Samuel 1

David intentó buscar otras delicias entre las mujeres, y por intentar no se quedó corto.

Un atardecer se levantó David de su lecho y se paseaba por el terrado de la casa del rey cuando vio desde lo alto del terrado a una mujer que se estaba bañando. Era una mujer muy hermosa.

Mandó David para informarse sobre la mujer y le dijeron: "Es Betsabé, hija de Eliam, mujer de Urías el hitita."

David envió gente que la trajese; llegó donde David y él se acostó con ella, cuando acababa de purificarse de sus reglas. Y ella se volvió a su casa. La mujer quedó embarazada y envió a decir a David: "Estoy encinta."
─II Samuel 11:2-5.

Aquí David intentó por todos los medios que Urías se acostase con su esposa para así encubrir el adulterio, pero Urías se negó porque sus tropas estaban durmiendo en el suelo.

Y entonces David decidió librarse de Urías. Escribió una carta a su comandante: "Poned a Urías frente a lo más reñido de la batalla y retiraos de detrás de él para que sea herido y muera."

Después del luto, Betsabé se hizo concubina de David. De su unión nació Salomón.

Justo antes, David había bailado en celebración de Dios, y al parecer durante el baile enseñó algo más que su devoción.

Cuando se volvía David para bendecir su casa, Mikal, hija de Saúl, le salió al encuentro y le dijo: "¡Cómo se ha cubierto hoy de gloria el rey de Israel, descubriéndose hoy ante las criadas de sus servidores como se descubriría un cualquiera!"

Ya cuando David estaba viejo, sus criados decidieron con "una joven virgen que sirva al rey, y le atienda; que duerma en tu seno y dé calor a mi señor el rey buscó una muchacha hermosa por todos los términos de Israel y encontraron a Abisag la sunamita, y la llevaron al rey. La joven era extraordinariamente bella; cuidaba y servía al rey, pero el rey no la conoció".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada