miércoles, 22 de diciembre de 2010

Moises y sus Tablas

De acuerdo a la visión FILOSÓFICA TEISTA Judía, tanto la Tora escrita como la Tora oral, fue transmitida a Moisés en el Monte de Sinaí en el año 2448 de la creación del mundo (de acuerdo al calendario hebreo). En el Tratado Talmúdico Baba Batrá 14:b, se afirma que el pentateuco fue escrito por Moisés, aunque existe una gran controversia acerca de quien escribió los últimos ocho versículos del pentateuco. Algunos exegetas Talmúdicos comprenden que lo escribió Moisés pero otros sostienen que lo escribió Yoshua, quien fuera su discípulo. En los primeros tiempos (de acuerdo a la visión FILOSÓFICA TEISTA) existía una prohibición de escribir la Tora oral y a su vez de explicar la Tora escrita sin un libro guía. Por cierto, la Tora escrita en sus primeros tiempos no poseía puntuación (NEKUDOT) ni tampoco signos de canto (Teamim), solo recién en épocas de la Gran Asamblea (Anshe Keneset Haguedola) fue permitido escribirla con puntuación. En el tratado Talmúdico Guitin 60:a, se encuentra una gran disputa acerca de cómo fue entregado el pentateuco al pueblo de Israel. Existen opiniones que manifiestan que el pentateuco fue entregado en varios pergaminos a lo largo de la estadía del pueblo de Israel en el desierto, aunque también existen opiniones que sostienen que el pentateuco fue entregado de forma completa en un solo pergamino. En cuanto a la VISIÓN CIENTÍFICA: para muchos exégetas, Moisés, ni siquiera existió realmente, sino que fue un personaje mítico inventado para corroborar el origen divino del pueblo judío. Otro asunto oscuro lo representa el propio Éxodo de Israel, encabezado por Moisés, ya que según el parecer mayoritario de los especialistas en temas bíblicos, tuvo lugar durante el reinado del faraón Merneptah, cuarto rey de la XIX Dinastía, hijo de Ramsés II el Grande. Lo cierto es que en todo lo descubierto hasta ahora por los egiptólogos no hay nada que demuestre que tal hecho tuviese lugar. Otto Rank, uno de los padres del psicoanálisis escribió una obra titulada “El mito del nacimiento del héroe”(por cierto, un libro muy recomendado), donde descubre cómo todos los pueblos de la Antigüedad revistieron sus orígenes con las míticas vidas de sus héroes. Y EN MUCHAS DE ELLAS SE DAN ASOMBROSAS CIRCUNSTANCIAS COMUNES: "El héroe es hijo de ilustrísimos padres, casi siempre hijo de reyes. El niño recién nacido es condenado, casi siempre por el padre, a ser muerto o abandonado; de ordinario se le abandona a las aguas en una caja. Luego es salvado por animales o pastores... y tras azarosos avatares termina alcanzando grandeza y gloria..." Otto Rank recoge los nombres de Sargón, Moisés, Ciro, Rómulo, Edipo, Paris, Perseo, Gilgamesh y otros muchos héroes fundadores de pueblos más desconocidos. Pero el personaje antiguo más conocido que ejemplifica esta leyenda-tipo es Sargón, el fundador de Babilonia hacia el año 2800 a.C (mucho antes del nacimiento de Moisés) tal como recogen textos en escritura cuneiforme, en los que explica, entre otras cosas, el abandono en el río por parte de su madre sacerdotisa dentro de una cesta de juncos. El arqueólogo FINKELSTEIN, quien es director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, asevera que la Biblia no responde a ninguna revelación divina y por el contrario, esa gesta es un brillante producto de la imaginación humana y que muchos de sus episodios nunca existieron “ENTRE ELLOS EL ÉXODO DEL PUEBLO DE ISRAEL”. Existen infinitas pruebas al respecto que él exponé en diferentes entrevistas y se hallan en Internet para todo lector en general, aunque lo ideal sería estudiar su cátedra en hebreo o ingles.
Personalmente comprendo que desde un punto de vista racional aun si se demostrara que existió un Moisés, héroes hubo en todos los pueblos de la antigüedad e incluso con las mismas facetas que Moisés como mencioné anteriormente, y POR SUPUESTO ESO NO DEMOSTRARÍA LA DIVINIDAD DEL PENTATEUCO SINO SOLO LA EXISTENCIA DE UN GUÍA O LÍDER DE UN PUEBLO DE LA ANTIGÜEDAD. Pero aun así, tampoco hay una evidencia seria que permita afirmar que haya existido Moisés, como lo reconocen las principales figuras arqueológicas del mundo científico universitario que entre ellas se encuentra FINKELSTEIN, quien como mencioné anteriormente es el director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel aviv (y seguramente conoce bien todos los museos del mundo arqueológico y mucho más que eso).
Partiendo desde un punto de vista “RACIONAL”, no solamente no necesitamos a Dios para explicar el universo y la vida, sino que Dios aparece en el universo como algo superfluo. POR SUPUESTO, NO PODEMOS DEMOSTRAR LA INEXISTENCIA DE DIOS, COMO TAMPOCO PODEMOS DEMOSTRAR LA INEXISTENCIA DE LAS HADAS, LOS DUENDES, EL MUNDO DE HARRY POTTER, ETC. PERO, AL IGUAL COMO OCURRE CON ESAS OTRAS FANTASÍAS QUE NO PODEMOS DESMENTIR, PODEMOS DECIR QUE SEGÚN LA MAYORÍA DE LOS CIENTÍFICOS SERIOS DE LA ACTUALIDAD, LA EXISTENCIA DE DIOS, ES MUY IMPROBABLE. Sin embargo, si bien se puede cuestionar la existencia de Dios desde un plano racional, las religiones se basan en un plano espiritual. Por lo tanto, demás queda por decir que no existe contradicción al respecto, ya que son diferentes planos. Uno puede cuestionar a Dios desde un plano racional pero a su vez, creer en un Dios desde un plano espiritual, donde la emoción no conoce fronteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada