domingo, 26 de septiembre de 2010

A Tirzarh: William Blake

Hoy hablaremos de un breve y enigmático poema de William Blake, cuya traducción ha resultado bastante simple, aunque su interpretación supera largamente nuestras capacidades. Habiendo confesado esto, pasamos a reflexionar sobre lo poco que hemos podido elucubrar.

El título del poema es To Tirzah, que en la maravillosa mitología de William Blake representa dos facetas de la maternidad: Tirzah es tanto la madre mortal como la madre naturaleza, aunque estas características serán aun más perceptibles en obras posteriores. Para ser más precisos en Milton y Jerusalem.

El poema en sí mismo, libre de toda interpretación, tiene una potencia evocadora notable. Estéticamente es impecable, y la interpolación bíblica que el poeta ha insertado lo hace todavía más intenso. Las palabras: ¿qué tengo que ver yo contigo? son nada menos que aquellas que Jesús (un Jesús malhumorado, cabe aclarar) le dijo a María y que Juan ha tomado la precaución de anotar.



A Tirzah.
To Tirzah; William Blake (1757-1827)


Todo aquello que nace de mortal
debe consumirse con la tierra,
para alzarse libre de la generación.
¿Qué tengo que ver yo contigo?

Los sexos nacieron de la vergüenza y el orgullo:
surgieron con la mañana y en la tarde murieron;
pero la Misericordia transformó la muerte en sueño:
los sexos se levantaron para trabajar y llorar.

Tú, Madre de mi padre mortal,
con crueldad forjaste mi corazón
y con falsas lágrimas, engañándote,
encadenaste mi nariz, mis ojos y mis oídos.

Paralizaste mi lengua con la insensible arcilla
y me entregaste a la mortalidad.
La muerte de Jesús me hizo libre.
¿Qué tengo que ver yo contigo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada