miércoles, 13 de enero de 2010

José María Arguedas

Novelista, antropólogo, etnólogo, poeta, traductor, recopilador. Este polígrafo peruano bilingüe nacido en Andahuaylas (Apurímac, 1911) es uno de las escritores clave para comprender la incorporación del universo andino y idiosincracia del indígena a la tradición literaria peruana e hispanoamericana escrita en castellano, siendo acompañando por escritores como Jorge Icaza (Ecuador), Alcides Arguedas (Bolivia) y Ciro Alegría (Perú).

A su llegada a la costa (Ica y Lima) José María Arguedas se encuentra con una sociedad escindida en dos culturas: la andina de raíces prehispánicas y la urbana de origen occidental, que no terminaban -ni hasta hoy terminan- de sincretizarse, logro por el cual se esforzó al tratar de difundir y hacer comprender la cultura andina en los centros urbanos mediante la difusión de su arte, música, folklore en general, y también mediante la publicacion de sus cuentos y novelas. Los problemas, logros y expectativas de este proyecto constituyen la gran motivación de su obra.

Desde su más tierna niñez, estuvo en contacto con la clase indígena cuyas lengua (quechua), costumbres, valores y cosmovisión adoptó como suyas, como indica en el discurso que dio cuando recibió el premio Inca Garcilaso de la Vega (Lima, octubre 1968): “Yo no soy un aculturado; yo soy un peruano que orgullosamente, como un demonio feliz habla en cristiano y en indio, en español y en quechua. Deseaba convertir esa realidad en lenguaje artístico y tal parece, según cierto consenso más o menos general, que lo he conseguido”.

En la primera etapa de su narrativa constituida de los tres cuentos (“Agua”, “Warma Kuyay” y “Los escoleros”) de la primera de edición de Agua (1935) y en su primera novela Yawar fiesta (1941) es notorio el esfuerzo por representar de modo verosímil el mundo andino desde una perspectiva subjetiva, superando el tono de denuncia de la literatura indigenista precedente.

La etapa madura de la narrativa arguediana se consolida con las novelas Los ríos profundos (1956), Todas las sangres (1964) y relatos como “La agonía de Rasu Ñiti” (1962). La de mayor lirismo y considerada en la actualidad como su obra cumbre es la novela Los ríos profundos, donde el eje temático que engarza los diversos elementos de la novela es la identificación del adolescente Ernesto con la perspectiva mítica del imaginario andino de raigambre prehispánica en un momento de crisis (personal y social).

La novela El zorro de arriba y el zorro de abajo (póstuma, 1971) es una novela-diario que quedó inconclusa a su muerte. En esta novela Arguedas demuestra una evolución hacia nuevos horizontes temáticos que se considera por tanto el primer atisbo del Neoindigenismo, última fase de desarollo del Indigenismo cuyos exponentes son Manuel Scorza y Gamaliel Churata (Arturo Peralta Miranda).
Ciro Alegría, José María Arguedas y Antonio Cornejo Polar en el Primer Congreso de Narradores Peruanos, 1965
Presentamos un fragmento de un documental sobre la biografía de José María Arguedas, en el cual se revisa su niñez y adolescencia, periodo de su vida clave en la conformación de su personalidad y motivos de su narrativa: el mundo andino, el desarraigo cultural, la violencia social y sexual, la búsqueda de una identidad, y la influencia de la cosmovisión andina y la lengua quechua en su obra; así como el descubrimiento de la profunda fisura social que generaba la mirada prejuiciosa de los costeños hacia el ande y el indígena, hecho que lo llevo a buscar la manera de reinvindicar ese mundo que él conocía mejor que nadie y que podía ayudar a entender y revalorar.




*

José María Arguedas, entre sus muchas actividades, fue etnólogo y recopilador de música folklórica. Uno de sus más notables logros fue la difusión del mito de Inkarri. En este video (fragmento del documental Hombres de Bronces), se refiere la etapa de investigador de campo de Arguedas, su carrera como funcionario asociado al folklore andino y el arribo a la madurez de su actividad creadora como novelista: la publicación de Los ríos profundos (1958).

También apreciamos la participación de Jaime Guardia, charanguista declarado “Patrimonio cultural vivo de la Nación,” entrañable amigo del escritor que interpreta un tema clásico del Carnaval Ayacuchano que gustaba a Arguedas. Arguedas dedica a Jaime Guardia la novela Todas las sangres: “A Jaime Guardia, de la Villa de Pauza, en quien la música del Perú está encarnada cual fuego y llanto sin límites”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada